Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ruth Jiménez, la nueva chica Risto

Esta tipa normal de 31 años, cómo ella misma se define, es natural de Cataluña y ahora mismo tiene a dos de los caramelos más apetecibles del panorama televisivo en sus manos. Un programa de música en directo, No disparen al pianista y según los rumores al publicista más ácido, Risto Mejide.
Qui corre vola
En Directe
 
 
Aunque su corazón siempre tendrá un pedacito en la televisión catalana y en su época de reportera, Ruth no dudó en dar el salto a la televisión nacional y en 2006 comenzó a presentar un programa cultural en la Sexta, en el que bajo el nombre de Ticket nos enseñaba el ocio, la cultura y las tendencias de diseño más novedosas del momento. Actualmente, se ha convertido en la cabeza visible del programa de música en directo de La 2, No disparen al pianista. Una experiencia que la está llenando al máximo y que supone un gran paso para los amantes de la buena música.
 
 
Esta catalana a la que le encanta estar con sus amigas e ir de compras, es una apasionada de la música. Tiene la carrera de piano y adorar pasar sus ratos libres sentada detrás de las teclas. Se considera una persona muy soñadora y asegura que en este momento está siendo protagonista de su propio sueño.
 
Le gusta el campo y cocinar, además, en algunas ocasiones ha confesado que puede llegar a ser un poco obsesiva, le encanta devorar las series de televisión, eso sí, siempre originales.  ¿Le sucederá lo mismo con Risto? ¿estará dispuesta a devorarse al publicista o la presencia de Virginia terminará con su nuevo sueño?
Fes-t'ho mirar
A pesar, de que asegura de que los madrileños le han acogido estupendamente y disfruta muchísimo con lo que está haciendo, desde su pisito en Callao, Ruth no puede dejar de pensar en su tierra. Hecha mucho de menos a su gente, su casa y la playa, sobre todo la playa. Y es que cómo para no echarlo de menos, Ruth tiene una casa de unos 140 metros con unos esplendidos 1.200 metros cuadrados de jardín. Algo que hace evidente su amor por la jardinería y la decoración rústica.1