Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tocado y hundido

El redactor jefe se hunde cuando Be le comunica su decisión de casarse con Toni. Lo peor para la joven es no poder explicarse a su amor el verdadero motivo que se esconde detrás de su decisión, ya que si lo hiciera Alicia usaría las pruebas que tiene en su poder para meter a Roberto en la cárcel. La joven tiene que ocultar a Roberto lo que ocurre pero no duda en recriminar a Toni y su madre su comportamiento.
Sin embargo, el periodista sabe que hay algo detrás de todo lo ocurrido, algo que Be no puede contarle y que él está decidido a descubrir cueste lo que cueste, ya que el joven no está dispuesto a perder a su chica.
Para conseguir su propósito se traslada a la nueva casa de Be, donde Dariusz le muestra las fotos que las chicas le tomaron con Toni. Roberto malinterpreta las fotos y cree que Toni es homosexual y que el matrimonio de Be es de conveniencia. Profundamente dolido por haberse enamorado de una niña mimada, rica y sin escrúpulos decide vengarse encargándole el reportaje "Una pija entre indigentes".
Lo que Be no sabe es que este trabajo le dará la clave para salir del atolladero en el que se encuentra metida. Casualmente, durante el reportaje se encuentra con un ex empleado de su madre, un hombre que lo ha perdido todo por culpa de Alicia y que está deseoso de vengarse. La becaria ve ahí su gran oportunidad. Con la ayuda de Fermin y Alexia tratará de culpar a su madre del montaje de Sosinho .
Por su parte, Caye cree que Adriana es la persona indicada para ocupar el puesto de mensajera que tienen vacante en Bulevar 21. La noticia supone una gran alegría para la joven, pero Diego, que no la aguanta desde el encontronazo en el garaje, tratará de sabotearla. Sin embargo, no va a ser fácil. El coraje y la profesionalidad de Adriana inclinan la balanza a su favor, sin saber que . Diego no tiene buen perder
Mientras, en la recepción, el encanto exótico de Dariusz sigue causando estragos. Puri tiene muy claro su objetivo y a pesar de saber que el joven polaco tiene novia en su país no cejará en su empeño para seducirle.