Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El asesino de la iglesia

La primera temporada de 'Hermanos y detectives' terminó con la amarga despedida de Daniel y de Lorenzo. El pequeño debía seguir adelante con su educación en un centro para jóvenes prodigios de Canadá y para ello tenía que dejar a su hermano y su único hobby: resolver asesinatos.
Sin embargo, la distancia no hace mella en la relación de los dos protagonistas que mantienen un estrecho contacto pese a la distancia.
Daniel lucha por conseguir que su jefe, el comisario Serrano, le respete, aunque la resolución de casos en su departamento ha bajado significativamente desde que el pequeño genio está en Quebec.
Mientras tanto, Lorenzo debe decidir sobre su futuro académico pero vive obsesionado con los casos sin resolver.
La aparición de un asesino de curas, coincidiendo con la presentación de la candidatura de Serrano en las elecciones municipales, dará un vuelco a la situación y convertirá a Montero y a su compañero Mansilla en héroes ciudadanos.