Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Es una caja de sorpresas y de ilusiones"

Tres personas entrarán cada semana en 'La Caja' con el objetivo de encontrar una solución a sus problemas, pero tendrán que enfrentarse directamente a ellos, por lo que, aunque se ha establecido un máximo de 58 minutos dentro de 'La Caja', cada participante podrá salir cuando lo considere oportuno.
'La Caja' es "como una bofetada virtual que me ha hecho despertar de mi pesadilla". Estas palabras, pronunciadas por una de las participantes, definen a la perfección en qué consiste 'La Caja'. Como la de Pandora, da miedo abrirla, pero una vez que salen de ella todos los horrores, todas las inseguridades alojadas en lo más profundo del subconsciente, el individuo queda libre. Es, quizá, la mayéutica de la que hacía gala Aristóteles, pero llevada al extremo; si el filósofo griego ayudaba a dar a luz intelectualmente mediante el diálogo, 'La Caja' ayuda a dar a luz emocionalmente mediante la experiencia sensorial. Al igual que en un parto, 'La Caja' provoca dolor, pero después llega la vida. En el caso de los participantes, se trata de una vida renovada, con menos ataduras, más libre. Precisamente, una de las últimas personas en entrar en este cubículo mágico describía así sus sensaciones una vez fuera: es "una nueva vida (...) ya sin miedos (...) Esto es una de las cosas más maravillosas que me han pasado en la vida".
Uno de los casos más difíciles es el de Javier, que perdió a su hijo, a su hija, a su nieto y a su nuera en el accidente de Barajas del mes de agosto . Javier, con quien el equipo de psicólogos del programa ha estado trabajando durante un mes y medio, la define como "una caja de sorpresas, de ilusiones y de desahogos". Su mujer lo confirmó una semana después, cuando llamó para explicar que su marido se encontraba mucho mejor y que ya era capaz de dormir de un tirón toda una noche.
1 También ha acudido a 'La Caja' Estefanía, una joven sevillana con un miedo tan grande a las cucarachas que le impide llevar una vida normal. Ella era consciente de que su "problema no lo entiende mucha gente". Dentro de las cuatro pantallas virtuales, ha llorado, se ha estremecido, lo ha pasado auténticamente mal; sin embargo, una vez fuera, sus palabras eran éstas: "No pensé nunca que iba a llegar a tanto en tan poco tiempo. Jamás pensé yo que me iba a ver en esa situación e iba a salir tan bien (...) Ha sido la solución, cosa que nadie me había podido dar".
Lo que hay en 'La Caja' no es magia ni poderes curativos milagrosos; es psicología y, como tal, ayuda a los pacientes y, si ellos ponen de su parte, les libra de sus conflictos emocionales.