Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La sed de encontrar un responsable

Dolores Vázquez a la salida de los juzgados. 7 de septiembre de 2000telecinco.es
Dolores Vázquez pasó por un auténtico calvario tras haber sido señalada por las autoridades y los medios de comunicación como culpable del asesinato de Rocío. En tan sólo once meses la lista de sospechosos se cierra sobre ella y, cuatro días después de que apareciera el cadáver de la joven, Dolores Vázquez es detenida.

La Guardia Civil se basa sólo en indicios cuando inculpa a Dolores Vázquez. Un trozo de papel adhesivo, similar al que utilizaban para identificar a los voluntarios, encontrado junto al cadáver relaciona al agresor con el entorno de la víctima. La presencia del coche de la acusada días después de la muerte de Rocío en la escena del crimen la incluían en la lista de sospechosos. Incluso, se argumentó una mala relación con la víctima derivada del romance que Dolores Vázquez mantuvo con la madre de Rocío.

Sin embargo, ninguna prueba científica respaldaba la acusación contra Dolores Vázquez. Las huellas de los neumáticos encontradas en la escena del crimen no coinciden con las del vehículo de Dolores. El ADN de la colilla que se halló junto al cuerpo tampoco corresponde con el de la acusada. La necesidad de encontrar un culpable fuerza a las autoridades a aferrarse a pequeñas contradicciones que, por otra parte, pueden resultar lógicas cuando se tiene que recordar acontecimientos pasados. Destacan que durante sus declaraciones, Dolores se atragantaba al hablar en ocasiones y que reaccionó con frialdad cuando le acusaron de la muerte de Rocío.

A falta de pruebas concluyentes el fiscal expone a los miembros del jurado el perfil psicológico de una mujer homosexual, violenta y vengativa. Lo que se vio apoyado por las declaraciones de la asistenta de dolores Vázquez que afirmó haber visto a la acusada apuñalar una fotografía de Rocío en el fregadero de su casa, gritando "Este es mi problema, este es mi problema". 02Por siete votos a favor y dos en contra, el jurado dictamina que Dolores Vázquez es la asesina de Rocío Wanninkhof y la condena a 15 años de cárcel. 

La sentencia destroza a Dolores, sin embargo seguirá luchando por aclarar su inocencia. Su abogado recurre la sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que, tras diecisiete meses, declara nulo el juicio y ordena repetirlo. Dolores sale en libertad bajo una fianza de 30.000 ".  

Sin embargo su imagen ya esta dañada. Muchos creen la versión que autoridades y medios han propagado. La propia Alicia Hornos no podrá abandonar esta idea y buscando una explicación a lo sucedido, recurre a todos sus recuerdos sobre la que fue su pareja. Así rememoraba Alicia Hornos una de su discusiones en un plató de televisión. "A mi no me cabe la menor duda porque 2 ó 3 meses antes fui amenazada porque yo no quería regresar a vivir con ella, porque ya tenía una relación con un hombre. Y le dije que lo nuestro se había terminado para siempre y como amigas. Y que si ella me necesitaba en el plano humano, que estaría ahí pero nada más. Y entonces ella me dijo vas a llorar lágrimas de sangre y te voy a dar donde más te duele". 

Casi cuatro años después del asesinato de Rocío Wanninkhof, desaparece Sonia Carabantes en Coín, a tan sólo 12 kilómetros de Mijas. El ADN encontrado en la escena del crimen concuerda con el de la colilla encontrada en el caso Wanninkhof. El británico Tony King, con un pasado criminal en Reino Unido donde se le conoce como 'estrangulador de Holloway', confiesa los dos crímenes. Ante la evidencia la Guardia Civil retira la acusación, no obstante lejos de rectificar, el Gobierno justificará la actuación de las autoridades "Dolores Vázquez reunía el perfil delincuencial más verosímil". 01

La lucha no terminará para Dolores, que tendrá que demostrar que no tenía ningún tipo de relación con el acusado. Tony King intentará zafarse de los 26 años de cárcel  y encuentra en Dolores Vázquez el blanco perfecto para descargar su culpa. Durante el juicio llega a declarar que "En todos los sitios esta otra persona más con ella. No yo. No pueden condenarme por asesinato. Todo es culpa de Dolores Vázquez. Porque ella miente en su segundo juicio. Mala".

Por suerte el jurado no cree la versión del británico y le condenan a un total de 55 años de prisión, 19 años de cárcel por asesinato de Rocío Wanninkhof y 36 por la muerte de Sonia Carabantes. Sin embargo, la vida de Dolores Vázquez ha cambiado completamente. Su imagen quedó irremediablemente ligada a la del caso Wanninkhof y la presión popular y mediática que esto conlleva transformó su personalidad y sus hábitos para siempre.