Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Mi hija no se ha ido voluntariamente"

Desapareció el 24 de enero . Aquella mañana vio a su abuelo. Le pidió dinero para comprar un incensario: "Estaba contenta, haciendo la faena con su madre". A Marta le encantaba la Semana Santa. Después la joven dio un paseo por el barrio de Triana con sus amigos. Iba con un ex novio, Miguel, con el que ya no se veía. El chico la llevó en moto.
Ese momento fue visto por Antonio, su padre, que la preguntó adónde iba. Los amigos de Miguel confiesan ahora que está nervioso y preocupado, teme que le echen la culpa de lo que haya pasado. Su padre los vio en el portal con la moto. No le gustaba que ella fuese en moto: "Salía de compras. Y a las tres menos veinte la vi en la moto en el portal. Iba a Triana. Cuando veo que la niña luego no me da un toque como hace habitualmente, la llamamos al móvil. Saltaba el buzón. Esto no era normal. Estaba sin cobertura continuamente".
La pista del grito
Hay un vecino que asegura que en esos instantes escuchó un grito en el portal. Pero Antonio se muestra prudente: "Se han dicho muchas cosas, como lo del grito. Aquí al lado hay un campo de fútbol, mucha chavalada, un campo de fútbol..."
Fuga no voluntaria
Su madre está sedada. No puede soportar la sensación de que le hayan hecho algo, pero está convencida de ello. Era la mejor amiga de su hija y ella nunca se separaría de su lado voluntariamente: "Era muy buena, muy responsable, obediente. Desde que se levantaba estaba pendiente de sus hermanas. No era locuela, era muy buena".
De hecho, las amigas de Marta han señalado a la madre como la mejor fuente de información para saber qué ha podido pasar. "Se lo contaba todo". En cuanto al ex novio, ha dicho a Rojo y Negro: "Era una relación informal, nunca me gustó, era un chico que traía problemas. Se peleaban mucho, era rebelde y conflictivo. Mi hija llegaba siempre triste a casa. Yo no quería que estuviese triste".
Su padre está de acuerdo: "era embustero, algo ocultaba". El principal problema era que se trataba de un chico celoso: "un día llegó disgustada porque ella le había dicho que un chaleco le quedaba mejor a un amigo de Miguel que a él".
Por el momento, la policía lleva ocho días investigando.