Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un país marcado por la Guerra

Hasta el sudeste asiáticoTELECINCO.ES
Dutifrí vuela hasta el sudeste asiático, en concreto hasta Ho Chi Min donde, de la mano de un médico español descubrimos las trampas de la guerra y conocemos a una de sus protagonistas: Kim Phuc, aquella niña abrasada por las llamas que fue inmortalizada en una fotografía ganadora del Premio Pullitzer. A partir del domingo en Telecinco 2.
Ho Chi Min es la ciudad más poblada de Vietnam. Se encuentra exactamente a 10.000 kilómetros de Madrid y, allí, descubrimos a una sociedad totalmente diferente, con una cultura marcada por la guerra. Dicen que cada generación tiene su guerra, bien por haberla vivido, bien por haber participado de ella y este es el caso de Vietnam y su guerra con Francia, Estados Unidos, China... Varios conflictos en los que han resultado vencedores.
Los médicos españoles en la Guerra de Vietnam
Poco conocido es el episodio de los médicos españoles que fueron enviados a Vietnam para ayudar a las víctimas del conflicto bélico. Dutifrí lleva de regreso a Asia al un médico que pasó seis meses en la ciudad durante el conflicto. Teniente Juan Antonio Velázquez,
"El gobierno nos envió a ayudar al pueblo vietnamita contra el comunismo". En su caso, Antonio acababa de salir de la Academia, estaba casado y esperaba un hijo. Con su cámara filmó todo tipo de situaciones, en el hospital, el conflicto, los heridos, los vietnamitas... Otro punto de vista que, sin duda, le carga de recuerdos aunque después de tanto tiempo "sólo quiero que permanezcan los buenos".
Las trampas de la guerra
Sobre el terreno 'trampas de la guerra'. donde cayeron las destructivas bombas, el Teniente nos muestra las En el mismo lugar del conflicto, aún se conservan las entradas a zulos como el que ocupaba el jefe del partido comunista local de Vietnam del Norte, "era algo muy secreto, parte de una red de túneles, la pesadilla de Estados Unidos".
Los túneles de Cu chí tenían entradas secretas disimuladas en mitald del suelo amazónico cubierto por la hojarsaca. Éstos permitían a los soldados aparecer de repnte y atacar así como esconderse del enemigo. Además, bajo la hojarasca también encontrábamos trampas, lo que parece suelo firme era una trampilla giratoria que dejaba encerrado al enemigo.
Entrevista a Kim Phuc
La guerra de Vietnam tuvo muchos protagonistas y Kim Phuc fue una de ellas. Con tan sólo 9 años un avión bombardeó la población donde vivía junto a su familia. De repente, la niña se encontró envuelta en llamas e intentó escapar del fuego. En su huida, con la ropa devorada por las llamas, un fotógrafo la inmortalizó y la salvó. Una fotografía en la que vemos la cara de terror de unos niños y, en el centro, a Kim, desprendida de toda ropa. Una instantánea que otorgó a su autor el Premio Pullitzer.
"Yo recuerdo antes de salir del tempo que nos escondimos allí. vi un avión volando más bajo de los nomrmal y vi cómo cuatro bombas volaban y, de repente, todo era fuego a mi alrededor. Conseguí salir del fuego corriendo, corriendo, corriendo... hasta que me sentí débil, me quedé llorando y sólo recuerdo la sensación de calor".
En ese momento, el fotógrafo trasladó en su coche a la niña hasta un hospital y, contra todo pronóstico logró sobrevivir. Aún hoy sufre los dolres de las quemaduras que fueron muy profundas. Sin embargo ha logrado perdonar al hombre que arrojó esas bombas "nunca olvidaré es momento, me dijo que lo sentía mucho y me pidió por favor que le perdonara", Kim asegura que tras tres horas, "en ese momento pude perdonar, no sentí dolor".  Kim es ahora médico, miembro de la UNESCO y fundadora de una organización humanitaria.
Un directivo en Vietnam
Alain Groiss nos pasea en un jeep de la Guerra de vietnam por la ciudad. Ahora, se está planteando la posibilidad de dejar esta tierra gracias a una oferta de trabajo, sin embargo "nos quedaríamos porque Vietnam te da lo que no te da Europa".
Alain nos cuenta que en Vietnam las barreras sociales son mucho más pronunciadas que en cualquier otro lugar "la gente no se mezcla, ellos ni pueden ni quieren seguir el ritmo de vida".
Una sociedad distinta, una cultura diferente, con unas marcas de identidad muy pronunciadas. Sin duda, un lugar marcado por la historia.