Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los problemas de Álvaro y su nuevo proyecto

Los problemas para Álvaro parecen no tener fin, está desesperado así que termina su día con una tremenda borrachera. La firme decisión de su padre de vender las acciones a Diego, la bofetada que Bea le propinó al sobrepasarse y la posterior charla con su ex, terminan por hundir al ex director, que entra en una profunda crisis que trata de olvidar sumergiéndose en el alcohol.
Sin embargo, gracias a la bebida consigue un momento de lucidez. Tras la consabida resaca, Álvaro toma las riendas de su vida. Después de pedir unas inútiles explicaciones a Diego,  se plantea la posibilidad de iniciar un nuevo proyecto. Para ello, cuenta con todos los empleados de Bulevar y pide a sus antiguos compañeros que se unan al sueño.
Entretanto, Cayetana no ve futuro en su relación con Jota, quien nunca olvidará sus orígenes y no se convertirá en el chico de clase alta que ella desea. Anteponiendo su clasismo a sus sentimientos, Cayetana pone punto y final a su relación con el mensajero y vuelve al loft con Richard y Bárbara.
En un intento por animarla, el creativo se la lleva a un desfile de moda. Richard conocerá allí a Borja, a una promesa del diseño. El creativo de Bulevar se siente atraído por el joven, parece el momento de olvidar a Eche, así que no duda en coquetear con él. El momento tan dulce que está pasando el creativo junto al diseñador se ve truncado cuando la joven promesa le presenta a su acompañante, Echegaray.
Como sucede desde que volvieron de las vacaciones navideñas, el ambiente en Bulevar es tenso. El working police trae de cabeza a todos los empleados, especialmente a Barbara, Puri y Santi, que hasta ahora aprovechaban cualquier momento para desaparecer de su puesto de trabajo. Sin embargo, Diego no parece contento y encarga a Olarte tomar medidas más severas.
Álvaro está ilusionado con su nuevo proyecto y la idea de fundar una revista y ni el hecho de que sus compañeros rechacen formar parte del proyecto, le hace desistir. El ex director de Bulevar quiere demostrar a todos que es capaz de enderezar su vida y sacar adelante una nueva revista, al igual que hizo su padre.
Sin embargo, parece que sus amigos no confían tanto como lo hace él mismo y Bea convence a Gonzalo para que le consiga una entrevista de trabajo. Álvaro acude, pero rechaza el puesto por considerar que el puesto que le ofrecen está muy por debajo de su categoría y experiencia.
Mientras tanto, el ambiente en Bulevar continua revuelto por el empeño de Diego de controlar al personal. Su nueva estrategia empresarial la lleva a cabo Olarte, su mano derecha, que anuncia a los empleados de la revista que el que más se haya escaqueado según el working police será despedido de manera fulminante. Ante la noticia, Bárbara se pone nerviosa porque es consciente de que tiene muchas papeletas para ir a parar a las colas del paro, por eso acude a buscar el apoyo de Cayetana y Richard.
Por su parte, los celos corroen al director creativo de la revista. Richard sigue indignado y muy enfadado con Echegaray por acudir como acompañante del joven creador a un desfile de moda. Por este motivo, comienza a urdir un plan para vengarse de su ex amante.
Tras el fallido intento de ayudar a su amigo, Gonzalo y Álvaro se enzarzan en una fuerte discusión que hace que su amistad penda de un hilo. El ex director de Bulevar piensa que su amigo no confía en él y no le cree capaz de levantar una revista desde cero. Sin embargo, Álvaro está convencido de que . La dura realidad le golpeará nuevamente  y cuando intenta contactar con Echegaray padre no consigue que el banquero responda a su llamada. no necesita a nadie para llevar a cabo su proyecto
Como viene ocurriendo desde que regresaron de las vacaciones navideñas, todos los trabajadores de Bulevar 21 están sometido a una fuerte presión por la persecución de Diego. Bárbara, la más afectada por la nueva situación en la redacción, está desolada por su inminente despido. A su ayuda acude Santi, que no soporta ver a su amada sufrir.
El informático de Bulevar asegura a la rubia que va a hacer todo lo posible para evitar que pierda su empleo, así que con la ayuda del eterno becario, Benito, borra todos los archivos del working police instalado en los ordenadores.
Por su parte, Richard sigue dolido con Echegaray y sigue adelante con su venganza. Su plan es sencillo. Richard tratará de ligarse al nuevo novio de su ex. Sin embargo, sus propósitos no llegan a buen puerto y se plantea aceptar que su relación con Eche ha terminado para siempre.
En el capítulo anterior, Santi y Benito decidieron borrar los archivos del working police para ayudar a Bárbara y evitar así su despido. Lo que la heróica pareja desconocía era que Diego había instalado un circuito de cámaras en la redacción de Bulevar para no perder ningún detalle de los movimientos de sus empleados.
A pesar de saber a ciencia cierta que los autores del sabotaje son el informático y el becario, Diego se ve obligado a acorralar a la pareja pues la instalación del circuito no está permitida y no puede acusarlos porque pondría al descubierto la grabación ilegal.
Después de la sorpresa de Richard al descubrir que Borja,  el modisto con quien estaba Echegaray, es el primo del banquero acude a Cayetana en busca de consejo. El creativo de Bulevar, consciente de que su ex no desea hacer pública su condición sexual,  no sabe qué hacer ya que el diseñador pretende hacer pública la homosexualidad de Eche. Cayetana se convierte en la consejera oficial y el banquero también acude a ella. Quiere reconciliarse con Richard y no sabe cómo acercarse a él.
Por su parte, Álvaro continua pasando por el peor momento de su vida, sus amigos le dan la espalda y no confían en él y parece que no va a conseguir sacar adelante su nuevo proyecto. Cuando parece que todo está perdido y que no cuenta con el apoyo de nadie, descubre con agrado que el padre de su ex, Carmelo, le apoya y va a tratar de ayudarle a salir adelante.
A pesar de que Diego no podía utilizar la grabación, se las ingenia para poder despedir a Benito y Santi por boicotear el working police. Ni siquiera su leal amiga y directora adjunta, Bea, puede sacarles del lío en el que la pareja se han metido por intentar ayudar a la poco eficiente rubia.
Por su parte, Álvaro trata de demostrarse a sí mismo y a todos los que le rodean que es capaz de empezar de cero. Para ello, decide deshacerse de sus prejuicios y dejarse de remilgos y acepta un puesto como camarero en el bar de Quico, un amigo de Carmelo. A pesar de sus esfuerzos, Álvaro no está acostumbrado a un trabajo tan duro y desde luego, no ha nacido para servir mesas.
Mientras, en Bulevar 21 Bárbara continúa con sus excentricidades. Ha descubierto dónde ha situado Diego las cámaras de vigilancia de los empleados y se pasea por la oficina como si fuera una top en pleno desfile de moda.
Para terminar la semana, Richard continúa destrozado tras su ruptura con Daniel Echegaray. El amor que siente por el banquero le lleva a tratar de evitar por todos los medios que Borja, el modisto y primo de Eche, descubra ante toda su familia el secreto de Eche.