Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La revolución sexual

telecinco.es lanza Sexpertos, un videoconsultorio sexual donde tu realidad se convierte en ficción. Los internautas preguntarán de forma anónima y sus problemas sexuales serán interpretados por actores profesionales.
Uri y Daniela, un equipo de guionistas y un grupo de actores profesionales se unen para convertir tus dudas sexuales en ficción
Hasta ahora, el sexo en los medios se afrontaba desde dos perspectivas casi opuestas: la  pornográfica y la doctrinaria. Es decir, o se explicita la práctica sexual o se aborda el asunto con mucha teoría (sea mayor o menor el desparpajo) y poca práctica. Sobre todo con poca experiencia práctica en los interlocutores que afrontan el tema.
En telecinco.es apostamos por una aproximación diferente, con los pies en la tierra, basada en los asuntos sexuales reales de los internautas. Por dos expertos con experiencia lúdica y práctica en temas sexuales, Daniela Blume  y Oriol Sabat; y por un equipo de guionistas y actores capaces de dramatizar cualquier situación.
Todos los internautas que quieran ver sus dudas, cuitas, fobias, angustias o liberaciones sexuales plasmadas en un capítulo de Sexpertos con el que puedan ayudar a otras personas o a sí mismos pueden participar enviando sus textos a . este formulario
Desde esta nueva perspectiva estamos dispuestos a afrontar todas las preguntas que siempre hiciste sobre sexo y que nadie se atrevió a responderte. Convertimos las dudas en ficción porque permite coger distancia sobre los temas a tratar. La mayoría de angustias sexuales -como tantas otras- son más grandes en la imaginación de quien las padece de lo que son en realidad. De este modo, intentaremos que cada capítulo de Sexpertos funcione como catarsis sexual para los internautas.