Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los sueños se tornan pesadillas

Los sueños, esas aspiraciones que parecen inalcanzables y que nunca nos atrevemos a poner en práctica. Dar la vuelta al mundo, una gran fortuna, una casa en la playa, una pareja increíble... Roberto se ha decidido a hacer realidad el suyo: conducir una moto pero, lo que parece haber olvidado es que los sueños, en realidad, pueden ser auténticas pesadillas.
Hacer realidad estos sueños suele tener algunas consecuencias. Son necesarios el apoyo económico y, en ocasiones como la de Roberto, el consentimiento de su pareja. Sin embargo, Marina se opondrá radicalmente a la "peligrosa idea" de su marido y éste encuentra en Miguel a su compañero de aventuras. Roberto quiere a toda costa sentir la sensación de poder y libertad que otorga conducir una moto.
 
Pero ¿cómo plantear a tu pareja que quieres gastarte lo que tanto ha costado ahorrar en cumplir un sueño no compartido? Todos sabemos que el mero intento es una provocación y un motivo de una gran disputa. En este caso, Marina no estará dispuesta a que Roberto convierta sus sueños en realidad.
 
No todo puede ser fácil y hay que superar los obstáculos, son necesarios los aliados. Para conseguir su tan ansiada moto, Roberto se alía con Miguel quien conduce la flamante vespa que le ha regalado su novia Sonia. Juntos, planean que Roberto haga algunas pruebas con la moto del escritor, todo ello, a las espaldas de Marina.
 
Poco a poco, parece que el sueño está cobrando forma, cada vez está más cerca. Pero Roberto despertará de su sueño convertido en pesadilla ya que, al mando de la pequeña motocicleta de Miguel, Roberto tendrá la mala suerte de atropellar a una inocente monja y acaba lesionado.
 
¿Cómo ocultar la lesión a Marina? ¿Qué hacer para evitar a la policía? Muchos frentes se abren frente a Roberto.