Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comienza la Fórmula 1 del mar, la Powerboat Offshore

Las embarcaciones de P1 representan lo que se conoce como la Fórmula 1 del mar. En seis carreras compite la máxima expresión de la motonáutica. Una competición que empezó su andadura a principios de los años sesenta.

En aquella época, hace cuarenta años, los barcos eran más pequeños y equipaban un solo motor que rendía 21 caballos y desarrollaba una velocidad punta de 20 millas naúticas. Desde los comienzos, esta competición ha concentrado a las mayores fortunas del planeta, atraídos por el nivel de sofisticación de este exclusivo mundo.

Las embarcaciones de hoy día son espectaculares catamaranes. Tienen 2 motores con una potencia limitada de 920 caballos cada uno. La velocidad punta hoy día de estos demonios marinos alcanza la cifra de 160 millas. Les vamos a traducir esta última cifra. Estamos hablando de la friolera de volar sobre el agua a casi 300 km/h. 
 
Cada embarcación está gobernada por dos tripulantes que deben estar compenetrados al máximo. El piloto se encarga de gobernar el timón que tiene forma de volante mientras que el copiloto tiene dos funciones: mantener el barco lo más plano posible con los estabilizadores y dosificar, además, los mandos de aceleración. La celebración de los ganadores recibiendo la bandera a cuadros desde el barco de los jueces resulta muy singular.