Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prototipo de Toyota TS040

Toyota fue la primera marca del mundo en comercializar un vehículo con propulsión híbrida y ahora este concepto se impone dentro del mundo de la competición.

Y buena muestra de este planteamiento es que el campeonato del mundo de resistencia de 2014, denominado WEC, llega con numerosos cambios en el reglamento destinados a fomentar la eficiencia y el ahorro de combustible. Ya no vale con ser el más rápido en la pista sino que también hay que ser el que menos energía consuma.

Con este objetivo, Toyota ha presentado en el circuito de Paul Ricard, y coincidiendo con los primeros entrenamientos colectivos, la máquina con la que intentará obtener el triunfo en el campeonato y, por supuesto, en la mítica prueba de resistencia.

El prototipo se denominada TS040 y cuenta con un desarrollo tecnológico abrumador. Su unidad de potencia está compuesta, por un lado, por un motor de gasolina con 3,7 litros que rinde 520 CV de potencia, y por otro, un propulsor eléctrico que genera nada menos que 420.

En total, el TS040 desarrolla 1.000 CV. Y lo que es mejor, con las cuatro ruedas empujando gracias a la tracción total con la que cuenta.

Estas son las cartas con las que Toyota aspira a ganar en Le Mans. Y es que actualmente, la propulsión híbrida se ha convertido en uno de los grandes desafíos técnicos de los fabricantes de automóviles, y no hay mejor laboratorio de pruebas que este tipo de competición.

Además, el reglamento técnico vigila, a través de caudalímetros, la cantidad de gasolina inyectada en cada momento. Si el gasto medio de combustible cada tres vueltas supera el límite establecido los equipos pueden ser penalizados.

Más tarde os contaremos más secretos sobre este impresionante coche con el que Toyota parte como una de las marcas favoritas para conseguir el triunfo.