Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Stand de Abarth en el salón de Ginebra

Como no podía ser de otra manera el stand de Abarth en el salón de Ginebra destilaba deportividad por todos sus poros.

Una de las primicias fue el Abarth 695 Biposto Record. Se trata de una edición especial cuya misión es conmemorar el 50 aniversario del récord de aceleración logrado por Carlo Abarth con un Fiat Abarth 1000.

El motor es el conocido 1.4 turbo T-Jet de 16 válvulas que rinde 190 caballos, pero incluye un equipamiento especial con llantas de aleación OZ de 18 pulgadas, frenos Brembo y escape Akrapovic todo ello envuelto en un exclusivo color Yellow Modena. Así que  si os ha gustado corred a vuestro concesionario más cercano porque únicamente se fabricarán 133 unidades.

El siguiente coche que os queremos enseñar es el Abarth 124 Spider, un roadster que puede ser muy radical.

Monta el motor turbo con 1.400 cc del Fiat 124 pero potenciado hasta los 170 caballos. Además, habrá opción de tenerlo con cambio manual o secuencial y también se ha aligerado el chasis para hacerlo más efectivo.

Y por si todo esto no fuese suficiente se han añadido un autoblocante, una suspensión Bilstein y unos frenos Brembo para asegurar una infatigable frenada.

Pero un notición que nos llevamos de Ginebra” fue la vuelta a la competición de Abarth. Y es que su última carrera en que participaron de manera oficial fue el rally de Montecarlo de 1976. Para ello nos presentaron el 124 rallye con techo duro, motor turbo con 300 cv y cambio secuencial.

Sin duda, la marca del escorpión sigue decidida a que su identidad deportiva no se pierda y para ello nos han presentado un producto apasionante en todos los sentidos.