Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Súper SUV de Mercedes, el GL 63 AMG

2.580 kilos, 7 plazas, 1,90 metros de altura, y una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos. Estas son las disparatadas cifras del súper SUV de Mercedes. Se llama GL 63 AMG y nosotros lo hemos probado tan a fondo como hemos podido.

Exteriormente el 63 AMG se distingue de un GL convencional por sus pasos de rueda ensanchados, los faldones delanteros y traseros de corte deportivo y unas llantas de 20 pulgadas. Todo esto sin olvidar los imponentes 4 tubos de escape y los anagramas “AMG” y “V8 Biturbo” repartidos por toda la carrocería.

Un estilo que se completa con el imponente bramido que emite su propulsor con 557 CV de potencia. Un motor V5.5 que hace que las dos toneladas y media del GL parezcan tan ligeras como si estuviéramos conduciendo un kart.

Con todo esto, el GL AMG es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 4.9 segundos, alcanzando sin titubear el limitador situado en 250 km/h. Por su parte, el consumo medio de esta máquina es de 12,3 l/100 km, una cifra que no nos parece descabellada, ya que una mecánica como esta hace 10 años, hubiese superado con creces los 20 l/100 km.

Y de unas prestaciones increíbles pasamos a un interior en el que encontramos una atmósfera de máximo lujo y calidad. Espacio en el que destacan los asientos deportivos firmados por “AMG”, el volante achatado con levas y un velocímetro en el que vemos cifras de hasta 320 km/h.

Además, y como no podía ser de otra manera, el GL es un vehículo amplio, con capacidad  hasta para 7 ocupantes. Y para rizar el rizo, los dos asientos posteriores son abatibles eléctricamente. Unas características que le convierten por derecho propio en el coche ideal para las familias numerosas más radicales.

En cuanto a su comportamiento, el GL sorprende por su comodidad en carretera y por la capacidad de diversión  que ofrece fuera de ella, sobre todo si desconectamos el control de estabilidad.

Dejamos para lo último el dato más difícil de asimilar. Y es que los poco más de 150.000 euros que habrá que pagar por este automóvil, reducen mucho su lista de clientes, pero, eso sí, es un coche que visto cómo se comporta vale cada céntimo que cuesta.