Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El amo de la FIA tiene inclinaciones 'sumisas'

El relevo en la FIA está a punto de producirse y muchos quieren controlar un organismo, en el que los intereses económicos son enormes. Soplan vientos de cambio en la Fórmula 1 y el dúo Ecclestone y Mosley, creadores del actual sistema de la F-1, comienza se tambalea. Y es que el duo britanico lleva en el poder desde el 'golpe de estado' que  protagonizaron en el Gran Premio de España de 1981.
Mosley es físico y licenciado en derecho y uno de los fundadores del equipo March, donde corrió Jackie Stewart. Pero es un hombre controvertido porque no puede renunciar al hecho de que su padre fuese líder de la unión británica fascista, algo que le ha perseguido toda la vida. En los 70, Mosley entró en la Fórmula 1 provocando un enfrentamiento entre federación y equipos.
Poder absoluto
Contó con la ayuda de su gran amigo Ecclestone, y ambos lograron crear una asociación de constructores al margen de la federación, que dirigía el galo Jean Marie Balestre, al que derrotaron en 1991. En ese momento Mosley se hizo cargo de la FIA y Ecclestone de la F1. 1
Desde entonces, este deporte se ha regido básicamente por sus decisiones. Y a lo largo de estos años, la lista de enemigos se ha incrementado constantemente, porque el poder de la FIA es muy grande. Se ha rumoreado que la difusión del video está relacionada con las sanciones impuestas a algunos equipos; pero sobre todo, para algunos el objetivo es conquistar  la F1 y el primer paso seria desestabilizar a Mosley.
Para sustituir a la figura de Ecclestone, todos apuntan a Flavio Briatore, pero el italiano cuenta también con una fuerte oposición, sobre todo desde el bandos anglosajón que domina este deporte. de momento, bernie mantiene el tipo a pesar de sus 74 años y Mosley aún no ha dicho su última palabra como presidente de la FIA.