Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Esther se convierte en la nueva víctima de Rubén, el 'guaperas' de la Academia

Cuando Riste Mejide llamó calienta "micrófonos" a Rubén todavía no había visto todo lo que tenía que ver. El guaperas oficial de esta edición de 'Operación Triunfo' se pasea por la Academia derrochando sus encantos varoniles e intentando atraer a las jovencitas que se pavonean a su alrededor. Su primera víctima fue Anabel, a la que piropeó hasta la saciedad en una de las primeras noches de convivencia dentro de la Academia. "Que suerte tiene tu novio de tener una chica tan guapa y simpática como tú", dijo sin cortarse e intentando acercarse un poco más a su víctima. Pero la joven no se lo puso fácil, es más, no le hizo ningún caso, por lo que el cazador decidió buscar a otra víctima entre sus compañeras.
Su segunda víctima fue Noelia. Con esta tuvo mucha más suerte y pudimos verlos acariciándose y dandose besitos por todos los rincones de la casa. Rubén tampoco se cortó a la hora de piropear a su compañera, la cual se mostró bastante receptiva y con ganas de tener algo más que una simple amistad con su compañero de Academia. Todos se dieron cuenta de que algo especial estaba fraguándose entre los dos 'triunfitos', y aunque ninguno de ellos quiso hablar demasiado del tema, sí que pudimos ver a una Noelia bastante ilusionado con el chico que le rondaba sin cesar.
Pero cuando creíamos que la primera pareja de 'Operación Triunfo 2008'  estaba en camino Rubén se ha convertido en el cazador cazado. Los profesores de la Academia decidieron que debería cantar a dúo para la Gala 2 con Esther, la cual ya demostró en la que afinar no es precisamente lo suyo. La pareja ha comenzado los ensayos, en los que no se dedican plenamente a cantar, y se pasan las horas tonteando y haciéndose carantoñas. Esther, que aunque tiene novio no parece importarle, ya le ha pedido un beso a su atractivo compañero y este, como no podía ser de otro modo, se lo ha dado rápidamente. ¿En qué acabarán estos tonteos?