Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mario, ganador de OT 2009

Las apuestas han estado al rojo vivo hasta el último momento. Un punto separaba al ganador del primer finalista. El Olimpo del Averno. Con un 50.5 % de los votos, Mario se ha hecho con la corona de OT, que le asegura , 100.000 euros para su lanzamiento, 30.000 como adelanto de royalties y hordas de fans esperando a la puerta de su casa ovetense.  un primer disco
Brenda, a las puertas
Brenda , segunda clasificada (a pesar de su emocionantísima versión de 'Listen', de Beyonce), saltaba abrazada a su compañero haciendo gala de una deportividad digna de mención. Enseguida llegaban el resto de concursantes, incluidos aquellos primeros Púa y Patty que a estas alturas parecen haber surgido del paleozoico.
Jon, tercero
Mario había pasado la primera ronda con la interpretación de 'Everything I do' y Brenda con 'Teach me tonigth', pero Jon y su 'Hold the line' no pudieron seguir agarrándose al programa como había hecho hasta el momento. Fue el menos votado por la audiencia por primera vez en mucho tiempo, y es que ya lo había dicho Noemí en sus veredictos: "Jon, hijo, ni con agua caliente...".
Los dúos emparejaron a Jon y Patricia en 'Me dediqué a perderte', Mario y Cristina en 'But I still haven't found' y Ángel y Brenda en 'Labios compartidos'. Emotivos 'remenbers' de otras galas anteriores.
Sin embargo, la recta final fue la encargada de poner los pelos de punta al plató y a los salones. Mario en 'Save the last dance to me' subía los grados entre el público femenino y Brenda en 'Listen' hacía lo propio con cualquiera con un mínimo de sensibilidad musical.
Confeti y copas para celebrarlo
Ese punto de diferencia marcaría minutos después un abismo de consecuencias. Jesús leía el resultado, los dos se abrazaban, Mario alzaba el cheque, ponía gesto de éxtasis, la cámara enfocaba a sus padres (exultantes hasta el último suspiro de su astur corazón), el confeti inundaba el escenario y los hogares se secaban la lágrima.
Tres meses después de aquellos primeros castings (que ahora provocan la sonrisa a todo seguidor del programa), OT 2009 pone todas sus cartas sobre la mesa y cierra la persiana, con todos los "triunfitos" a la caza de la primera noche de juerga sin cámaras y, por qué no decirlo, de su primer CD en solitario. Sólo se han echado en falta las últimas palabras del innombrable.
Sea como fuere, ¡larga vida a la música!.