Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pablo recibe la visita de su chica y Tania G la de su mascota

Tania G y Pablo ya han disfrutado de las sorpresas que la dirección del programa les prometió en el transcurso de la Gala 2. Mientras que el joven ha pasado una hora a solas con su chica en una suite muy especial, la concursante ha podido volver a achuchar a su mascota.
Con motivo del día de de San Jordi, en el que las mujeres reciben una rosa de su amado y ellos son recompensados con un libro, la Gala 2 de 'Operación Triunfo' se ha llenado de lágrimas y emociones. La dirección del programa quiso aprovechar para sorprender a los concursantes de esta edición con un regalo muy especial: la visita de sus seres queridos. Algunos tuvieron más suerte que otros, y en un solteo celebrado en directo Manu, Tania G y Pablo obtuvieron un premio muy especial. Pablo podría tener un vis a vis con su chica, Tania G acariciar a su mascota y Manu abrazarse a su madre.
Lo prometido es deuda y los afortunados han empezado a disfrutar de sus premios. Pablo, el más envidiado por todos los concursantes, ha recibido la visita de su guapísima novia. La pareja ha podido disfrutar de una hora sin cámaras en una suite muy especial donde las fresas, el chocolate, las velas y la música romántica no podían faltar. Ambos han aprovechado los 60 minutos al máximo, y el 'triunfito' ha salido de su hora de pasión con un aspecto que hablaba por si mismo de lo que había sucedido en la intimidad. El joven, al que se le ve muy enamorado, se ha puesto manos a la obra cuando su chica ha dejado la Academia y componer una canción para este momento tan especial.
La segunda concursante en recibir su esperado premio ha sido Tania G. La joven no ha podido disfrutar de la compañía de su pareja pero también ha tenido una sorpresa muy especial: el reencuentro con su mascota, un bonito perro del que le ha costado mucho separarse. Su visita no ha sido tan romántica como la de su compañero, pero seguro que le ha servido para recargar las pilas y seguir trabajando duro.