Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Programa musical?

¿Música o reality? ¿Profesores o protagonistas? Lo de Risto, ¿un show? Este año Operación Triunfo está cambiando... ¿Por qué la gente habla de esto y no del talento de los concursantes o de su música?
Hoy no sabía cómo comenzar mi artículo, así que le he preguntado a mi compañera de piso su opinión sobre la gala. Su respuesta ha sido "son todos unos payasos". Es una afirmación muy bestia que yo no comparto, pero como todas las opiniones son respetables, voy a analizarla. Llevo mucho tiempo escuchando aquello de que el programa es un show, mucho reality, un circo, que ha degenerado mucho, etc. ¿Por qué hay tanta gente que, en lugar de hablar sobre la voz de unos o el talento de otros, habla así del programa? Yo creo que esto se puede explicar en dos o tres puntos:
- Se ha explotado en exceso la imagen de Risto. Los concursantes han cogido confianza y le han demostrado que no le tienen ningún miedo, y así se ha llegado a generar una especie de disputa verbenera gala tras gala que da mucho espectáculo y mucha audiencia.
- Este año se ha intentado mostrar mucho más el lado humano y personal de cada concursante con numerosas visitas, sorpresas, llamadas, etc. Esto es un concurso de música, y la música debe tener más protagonismo.
- La actitud de los profesores ha pasado de ser meramente didáctica (como el año pasado) a ser auténticos protagonistas del reality. Perdiendo ese toque de seriedad, se pierde credibilidad también.
- Demasiadas disputas entre miembros del jurado. Esto también da mucho de qué hablar.

En definitiva, la suma de estas cosas consigue que en boca de toda la audiencia hayan numerosos comentarios buenos o malos, pero eso sí, comentarios que no tienen mucho que ver con la música. El programa es una máquina de generar audiencia, eso está claro. El verdadero reto de los concursantes será luego hacer que esa audiencia consumidora de tele se convierta en consumidora de música una vez haya terminado el programa.