Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Silvia y Ángel Capel, ni contigo ni sin tí

Nuestros triunfitos están alterados. Ya no saben si se quieren o se odian. Este es el caso de Silvia y Ángel Capel. Después de una desencatada conversación en la que Silvia le dice a Ángel que va a pasar de él, los dos chicos comienzan un sutil filtreo que puede ser el comienzo de una "bonita amistad"...
Silvia y Ángel Capel no saben muy bien lo que quieren. Nadie se había dado cuenta de la extraña relación que tienen estos dos triunfitos. Primero, los vemos en una extraña conversación en la que se prevee un mal rollo entre ellos.
Ángel, se encontraba en el sofá con carita tristona y Silvia se acercó para preguntarle qué le pasaba, pero la conversación se desvió y al final la cuestión fue qué le pasaba a Silvia. "Estoy borde contigo. Te lo mereces. Me dan rabia cosas que haces que no me gustan. Y me enfado". Ángel, molesto le contestó que "Te enfadas, me lo dices y no me dices porqué". Silvia fue rotunda con el almeriense: "Voy a pasar de tí, no me vale la pena...".
Pero tras este triste episodio, en el que parecía que estos dos amigos se iban a distanciar y su amistad se iba a enfriar, nos regalan un momento sorprendente. Los chicos, relajados en el chill out, empiezan a tontear sutilmente, que si te doy con el pie, que si tú me das con el cojín, que si nos entra la risa tonta,... Más tarde, llega Maxi a la sala de relax, y Silvia le pide un beso, Ángel que estaba tapado con la manta, rápidamente intenta quitársela de encima para darle el beso a Silvia, cuando se da cuenta que ésta se lo había pedido a Maxi y no a él. Silvia: (A Maxi) ¡Dame un beso!Ángel Capel: ¡Creía que me lo habías pedido a mí! Silvia: Va, dame un beso tú también Ángel Capel: ¡A mi de segundo plato no! Silvia: ¡Y yo de tercero, eh!
Está visto, que entre estos dos chicos nos quedan muchos capítulos por ver. Después del mal rollo, vemos su ligoteo, con miradas y gestitos incluidos. Ahora solo nos queda esperar a ver como termina esta bonita historia...