Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Silvia: "A los 14 años fue mi primera borrachera, la primera y la última"

Mario era quien iniciaba esta conversación durante el desayuno: "No voy a decir en los estados que llegaba a casa con 16 años". Esta era su primera confesión sobre sus juergas de adolescente. Y es que el asturiano ha admitido que él no se perdía ni una fiesta. Anteriormente, Mario comentaba sobra la juventud de ahora y las fiestas a las que van.
A partir de este momento los 'triunfitos' se contaban entre cola-cao y zumos, sus primeras borracheras. En este sentido, el mismo Mario relataba como con 16 años era uno de los más juerguistas de su pandilla. "Cuando llegaba a casa, me tiraba por lo menos 15 minutos delante del espejo y me decía: ¡mira que borrachera llevas!".
Además, reconocía que el paso al instituto fue crucial para que se 'soltara la melena': "Cuando pasé al instituto me desboqué y con la separación de mi padres más", decía el asturiano, que también contaba cómo llegaba de 'empalmada' al isntituto, teniendo que tirarse en un banco cuando los lunes le tocaba clase de gimnasia.
Por su parte, Ángel Capel afirmaba que con 16 años, mientras sus amigos bebían alcohol, él iba con su botellita de agua. Hasta que no fue mayor de edad no se 'pilló' su primera borrachera: "Yo con 16 años iba con mi botella de agua, pero cuando cumplí 18 me lié a chupitos".
Pero, a pesar de las 'batallas' sorprendentes que contaba Mario, Silvia también dejó a todos con la boca abierta cuando contó que ella se embriagó por primera vez con sólo 14 años, aunque reconocía que fue la primera y la última.
Brenda , por su parte, reconcocía que sólo se ha emborrachado una vez a base de tequilas en una despedida suya: "Estaba bebiendo tequilas, pero yo no me daba cuenta de nada. Me levanté para ir al lavabo y todo me daba vueltas", asegurando que fue una mala experiencia.