Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"El que se va cuando no lo echan vuelve cuando le da la gana"

"Tengo una noticia para vosotros, , decía un sonriente Jesús Vázquez. Así ha empezado la Gala 0 de 'Operación Triunfo'. El presentador ha asegurado que el crítico más tenaz de la historia televisiva estaba reunido con los directores del programa para ver si era uno de los jurados de esta nueva edición. Y sí, lo es. "El que se va cuando no lo echan vuelve cuando le da la gana", sentenciaba desafiante Risto al entrar en el plato, siempre tras sus gafas ahumadas. Risto Mejide acaba de llegar al plató"
"Allí atrás hemos cerrado un acuerdo para que yo esté en OT 2009. Vengo con muy buen rollo, que no me busquen. Y sobre todo, vengo porque creo que hay una deuda pendiente con ellos- los concursantes-, creo que se les tiene que devolver un protagonismo que jamás se les debió arrebatar y... eso espero que suceda", zanjaba Risto.
Tras su entrada 'triunfal', Jesús Vázquez y él han hablado sobre su pólemica despedida en la anterior edición. "Te fuiste- del programa- de muy malas maneras. De una forma imperdonable. Te fuiste sin despedirte de nadie... que es de tan mal gusto que me salió -el que te den-. Pero si tú te disculpas por irte así, yo me disculpo por lo otro", decía un amable Jesús Vázquez.   "¿Hablabas conmigo?". Ésta era la respuesta del publicista. Comienza el espectáculo. 
Mucho se ha hablado sobre la participación del crítico más temido en el concurso; había opiniones para todos los gustos. Jesús Vázquez sentenciaba que si no se entrometía en su trabajo no tenía ningún problema en que formara parte del jurado. Desafiante, amado y odiado. Está claro, Risto Mejide ha nacido para criticar. Con su lengua viperina regala auténticas perlas a cada uno de los triunfitos que con toda su ilusión y esperanza luchan por un hueco en el mundo de la música.  Cuando él habla todos se callan. ¿Listos para sus críticas?