Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El visionado de la Gala 13

Nuevo visionado de la gala.TELECINCO.ES
'Operación Triunfo' está a punto de concluír y el ambiente dentro de la Academia está mucho más relajado. El visionado de la gala, en el cual se suelen vivir momentos de lo más tensos, ha dado paso esta semana a nu rato de ocio y diversión. Todos está contentos con su última actuación, y es que el nivel de los 'triunfitos' ha aumentado notablemente.
El visionado de la Gala 13 un mero trámite , previo a un chapuzón en el jacuzzi que anima estos días la terraza de esta academia. Tanto es así que algunos, como Chipper y Pablo, asistieron equipados ya con sus bañadores, y el propio director de la academia les preguntaba si les sobraba un bañador para dejárselo a él, dado que le apetecía meterse con ellos en el jacuzzi.
El caso es que todos estuvieron contentos con sus actuaciones del pasado martes. Prueba de ello es que la única pega puesta por Pablo fue relativa a su vestuario, que si bien le parecía bien en principio, le hizo verse gordo. Es más de lo que este músico presumido puede soportar, y lo cierto es que le hicieron enfundarse en un pantalón con alguna talla menos de la que le corresponde. Pablo contó además un truquito para transmitir emoción y concentrarse durante su interpretación de 'Ojos verdes', consistente en mirar fijamente a un potente foco que le cegó durante un buen rato. Esto también le ayudó a corregir su actitud postural.
Viendo la actuación de Virginia tuvieron la oportunidad de reírse con el momento , varias veces repetido, en que esta concursante tuvo la duda de si sujetar su vestido o acercar el micro a su boca, coincidiendo con que tenía que levantarse de la escalerilla donde se había sentado un momento antes. Una mano la utilizaba de apoyo, y solo tenía la otra para las dos labores comentadas. Fijándose en las imágenes se aprecia perfectamente su dubitación.
Comentando este gracioso tropiezo, Virginia se levantó de su asiento, una de esas butacas como de sala de cine cuyo asiento se pliega sobre el respaldo cuando te levantas, y al ir a sentarse de nuevo dio con sus huesos en el suelo. Tanto Chipper como Llàcer tuvieron la oportunidad de observar de cerca la zona de la parte baja de su espalda enrojecida por el golpe, que fue asumido por Virginia con sentido del humor.