Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El último desafío de Jesús Calleja

Jesús Calleja se embarca en una nueva aventura para contestar a todas las preguntas del plató de QTTF. Nos cuenta las duras experiencias vividas en Desafío Everest y el reto de llevar a diez aficionados a las puertas de la barrera de la muerte de la montaña más alta del mundo. Su primer reto nada más pisar el plató ha sido abrochar el collar a nuestra presentadora María Teresa Campos.

Recién llegado de viaje y muy contento y relajado de estar aquí. “Mi madre muy bien, ahora ha sufrido un poco porque vengo del Congo y las cosas están regular por ahí”, son sus primeras palabras
Nos desvela las claves de esta aventura de altura, una lucha contra los elementos porque ¿No es un poco de locos subir al Everest con diez aficionados?. “Nada es imposible, todo se puede conseguir. Nos hemos ido a las puertas de la muerte a 7300 metros de altura.
Jesús nos cuenta que se llama así porque si te pasas más horas de las convenientes a esas alturas, simplemente te mueres porque no hay aire, solo se respira un 33%. “Es como si te quitan un pulmón y un trocito del otro”.
Sin duda, ‘Desafío Everest’ “es el programa más real y más grande que se ha hecho nunca”. Y dice que es real porque “a partir de esa barrera, por debajo incluso en lo últimos años hay unos 300 cadáveres que no se han podido recuperar”. Es una situación difícil y arriesgada.