Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Andrés Pajares, ingresado en la clínica López Ibor tras una fuerte crisis

Según se ha contado en primicia en 'Sálvame', Andrés Pajares lleva ingresado desde el 22 de julio en la clínica López Ibor tras un dramático nuevo brote de la enfermedad mental que arrastra desde hace unos años. Actualmente la familia se encuentra junto al actor y exige que no se filtre ninguna otra información sobre su estado.

Kiko Matamoros narró la crónica de los hechos. Al parecer, encontrándose de vacaciones la mujer encargada de cuidar a Andrés Pajares, Mari Cielo se desplazó hasta la casa de su padre. En la mañana del 22 de julio, y siempre según el testimonio de Matamoros, la menor de los Pajares halló a su progenitor postrado en el suelo "en un charco de orines con una hemorragia nasal y bucal, y balbuceando". Nuestro colaborador afirma que el artista ganador de un Goya se habría provocado este estado de forma voluntaria.

Mari Cielo y la cuidadora de Pajares fueron las primeras en acompañarle en su hospitalización. Andrés Pajares hijo, por su parte, esperó a terminar el crucero en el que se encontraba para ir junto a su padre. Kiko asegura que Eva, su otra hija, no le ha visitado más de dos horas.

Andrés Pajares atraviesa desde hace varios años un proceso de problemas psíquicos graves que le sumen en un mundo de fantasías y paranoias, con episodios que han sido públicamente notorios. La familia del actor no quiere dar más carnaza a la prensa y, como anunció Kiko Hernández, ha prohibido terminantemente que nadie se siente en un plató a hablar de este tema.

Sobre este particular, parece ser que la actriz Paloma Cela ha querido convertirse en portavoz de la familia pero Chonchi Alonso no le ha dejado. Concretamente, Kiko H. ha transmitido: "la he mandado a la mierda, la he colgado".

Se ha podido saber que el estado clínico de Andrés evoluciona favorablemente y que podría ser dado de alta antes de siete días.