Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kiko H. y su duro reencuentro con Lydia Lozano: “Solo te quieres a ti misma”

Se ha producido el temido reencuentro. Tras los reproches que Kiko Hernández lanzó a Lydia Lozano por haberse preocupado poco tras el nacimiento de sus hijas, el colaborador vuelve a 'Sálvame' y se declara decepcionado. Asegura que sus reproches solo eran bromas y le molesta que, tras haber contado lo mal que lo ha pasado, no se haya puesto en contacto con él. Llorando, Lydia ha abandonado la sala VIP.

Kiko Hernández concedió una entrevista en el ‘Deluxe’ tras ser padre, contó lo duro que había sido dado que sus hijas nacieron de forma muy prematura y fue allí cuando lanzó un reproche a su antes amiga, Lydia Lozano, por apenas haberse preocupado por ellos. Lydia respondió entonces que sí se había puesto en contacto con él, pero no entró en detalles para que, si se filtraba algo, no se le pudiera culpar a ella.
Ahora, Kiko vuelve a su trabajo en ‘Sálvame’ y se produce el duro reencuentro con su compañera. El programa había pedido a la colaboradora que se convirtiera en Lydia Poppins para ser la niñera de las hijas de Kiko pero el colaborador, nada más verla, se ha enfadado, le ha pedido que se quitara la peluca y que tuvieran una conversación. 
Y dicho y hecho, Lydia se ha quitado el gorro y ha escuchado estoica los reproches de Kiko: “Si después de contar la experiencia que viví en San Diego, solo te queda lo de los mensajes es que no me has querido nada en todos estos años”. Según Kiko, sus reproches eran una broma que hizo para que Lydia respondiera y no entiende que, a pesar de todo, su examiga no se preocupara por lo que de verdad había pasado con sus hijas: “Eso me faltó de ti, me demostraste que solo te quieres a ti misma, a tu trabajo y a tu familia, que seas feliz”.
Es más, Lydia siempre ha dicho que con Kiko tiene síndrome de Estocolmo y él está dispuesto a cortarlo de raíz: “Me aburre, era divertido pero ahora se acabaron las bromas”. Lydia ha escuchado impertérrita, se ha levantado y se ha ido: “Estupendo, no tengo nada que decir”.
Jorge Javier Vázquez ha salido corriendo tras ella, entre lágrimas: “Pensé que venía cambiado, pero no. Ahora ¿todo lo que pasó fue una broma?” La colaboradora no entiende nada y deja claro que si se enfada es porque lo que le pasa con Kiko le duele. El colaborador ha ido a su encuentro e irónico, ha propuesto a Lydia que abra una cartilla en el banco para sus hijas para así resolver sus diferencias.
Sin embargo, este comentario no ha conseguido que las aguas volvieran a su cauce…