Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sofía Cristo: "Tengo un cabrón en el cerebro que me pide droga"

La hija de Bárbara Rey lleva un año lejos de las drogas. A pesar de que lleva este tiempo sin consumir, reconoce la dureza del proceso. "Estoy en un momento muy bueno pero tengo días malos. Es un camino tan largo y tan duro. Aquí en Madrid todo me recuerda al consumo. Me está costando mucho adaptarme", se sincera.

"Llevo un par de semanas que me está costando mucho remontar. El camino hacia la recuperación está siendo mucho más duro de lo que creía. Incluso la música, su gran pasión, ha tenido que salir de su vida. Todo me recuerda al consumo. Tengo un cabrón en el cerebro que me pide droga", explicaba abiertamente.
"Salí del entierro de mi padre y me fui a pillar"
"La muerte de mi padre fue la excusa perfecta para seguir consumiendo", reconoce mientras explica que "mi padre hizo muchas cosas horribles pero ahora veo más allá. Entiendo que estaba muy enfermo. No lo culpo".

"He tenido que hacer una limpieza de toda la droga que tenía en casa", dice mientras explica que ha cambiado todo en su vida y en sus hábitos. "En un año no he tenido sexo pero no es lo importante", confiesa. "He tenido que renunciar al sexo por mi adicción a las drogas. Si hago el tratamiento bien voy a recuperar una vida en la que podré a hacer todo. No sabía estar sola y he aprendido a estar sola. Un caballo de batalla era el tiempo libre y la soledad porque cuando tenía tiempo libre iba a pillar", explica.
"Hoy por hoy no estoy enamorada de Nagore"
Los terapeutas ya permiten que Sofía Cristo y Nagore Robles se vean. Sofía asegura que "hoy por hoy" no está enamorada de su expareja aunque no cierra la puerta. "Nunca se sabe lo que puede pasar pero no es el momento", explica.
Bárbara Rey es la persona que más sufre cuando ve a Sofía Cristo pasarlo mal. "Mi madre está entendiendo bien mi tratamiento. Es complicado estar al lado de una adicta en recuperación. Cuando te recuperas, cada vez estás mejor y ahora se puede hablar conmigo", relata Sofía Cristo aunque reconoce que "ella me ve mal".