Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barrio muere mientras salva la vida de Cata

Guillermo Mejía se dispone a cobrarse la venganza tras descubrir que fue Catalina la culpable de la muerte de su hermana, pero por el camino se le cruza el inspector Barrio, quien salva la vida de la joven tras un tiroteo delante del Ginger.
Bebe Mejía idea el plan perfecto , contrata a dos nuevos sicarios que tendrán que ir al local y secuestrar a Cata y, traérsela al 'narco'. Después será él mismo quien se encargue de matarla. Pero nunca pensó lo que esa noche podría llegar a suceder en el Ginger.
Ya muy entrada la noche, Mejía y Sandra salen del local dispuestos a abandonar el lugar para no levantar sospechas, al otro lado de la acera el inspector Barrio está observando todo lo que está ocurriendo. Desde que ayudó a Cata a salir de la cárcel se siente muy unido a la joven, además también desde que su hija Sandra le contó que se había convertido en la chica del narcotraficante, el inspector no entendía los motivos que le habían llevado a tener esa vida. Al principio, pensó que la culpa la tenía Jessi, que la meretriz la obligaba a prostituirse pero después se dio cuenta que realmente su hija había escogido vivir así y que no podía hacer nada. Pero sí podía deshacerse de Guillermo Mejía. Y allí se encontraba en esa fatídica noche, delante del Ginger.
Cata y Jessi como siempre salen juntas del local para dirigirse a casa, pero por detrás se les acercan los dos sicarios. Barrio se da cuenta y sale de su coche, el sicario intenta disparar a Cata pero se adelanta el inspector y le mata, pero con el segundo matón no tiene tan suerte y le hiere de muerte, aunque antes también le dispara y salva a Cata y a Jessi. Las dos jóvenes asustadas se tuvieron que refugiar en uno de los portales cercanos al Ginger cuando comenzó el tiroteo. Cata corriendo se acerca a Barrio que está apoyado en el coche, casi no puede articular palabra, está gravemente herido de bala. La joven grita a Jessi para que llame al 112, pero antes de morir el inspector consigue decir a Catalina que "esos hombres trabajan para Mejía. Mejía se ha enterado de que tú has matado a su hermana. Sandra, mi hija...". Catalina corre peligro, Sandra la ha delatado y Mejía no tardará en encontrarla.