Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cata y Duque, la primera vez

En este capítulo, Catalina quiere estar al lado de Duque en estos momentos tan duros, tras la muerte de su hermano. Pero Jesús conoce muy bien el mundo en el que está sumergido el narcotraficante e intenta por todos los medios que su hermana no esté cerca de Duque.
El Inspector Diego Torres, de la Brigada de Estupefacientes, no cesa en su empeño de desmantelar la organización de Duque, estrecha el cerco a los narcotraficantes, ya que tiene en su poder nuevas pruebas que le permitirían atrapar a los capos.
Catalina comienza a cambiar, preocupada por agradar a Duque y estar a su lado en todo momento, sobre todo ahora que el joven delincuente ha perdido a su hermano. Ella está decidida a luchar por él a pesar de que tenga que mezclarse en su peligroso mundo.
Desoye por completo todos los consejos de su hermano, pero Jesús no está dispuesto a que su hermana vea y mantenga una relación con el acaudalado narcotraficante.
Deseos de venganza
Tras el entierro de Lolo, la madre de Duque muy afectada le pide a su hijo que vengue el asesinato de Manuel, sin saber que él es el máximo responsable de su muerte. Mientras sigue adelante con los negocios que tiene pendientes con John Jairo Morón y Cardona.