Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cata se convierte en la nueva encargada del Ginger

Catalina corre peligro ahora que Bebe Mejía sabe que fue ella quien mató a su hermana Daniela, mientras que Cris y Vane seguirán en su empeño de vender la coca de Moreno, sin pensar en las consecuencias.
Sandra pondrá en peligro a la joven cuando le cuente al narcotraficante que fue ella quien mató a su hermana.
Bebe Mejía se hace definitivamente con el control del Ginger cuando Jessica decide marcharse lejos con Pablo para empezar una nueva vida. Sin embargo, el narcotraficante pone como condición que sea Catalina la que ocupe su lugar y ella acepta, convencida de que en cuestión de días La Roca va a acabar con él. Pero Sandra, que se siente dolida al ver que Cata le hace sombra, le cuenta a Mejía que fue ella quien mató a su hermana Daniela.
Por otra parte, Vanesa y Cris están decididas a seguir adelante con el asunto de la droga de Moreno, pese al gran peligro que entraña. Desoyendo los consejos de Catalina y Jessica, las amigas recurren a Iván para que le dé salida a la mercancía mediante un siniestro personaje del mundo del fútbol.
Tras descubrir la identidad de la persona que mató a su padre de labios del propio Diego Luna, Martín la Roca consigue el apoyo de Prieto para probarlo. Cuando finalmente comprueba la veracidad de las palabras de Luna, el asesino de su padre demuestra que está dispuesto a todo con tal de no dejarse atrapar, menos aún por alguien tan cercano como Martín.