Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cotta: "Me inspiré en 'Sex and the City' para retratar la complicidad entre las chicas"

¿Eres el que mató al Duque y luego no?
Sí (risas), yo dirigí los dos capítulos del final de la segunda temporada de 'Sin tetas...', en el que vive y en el que no vive.
¿Cuál hubieras elegido?
Me quedo con el que muere, el crimen debe pagar y la historia de un amor trágico tiene que acabar trágicamente, no sólo por guión, sino por una cuestión sentimental.
¿Has incorporado algo nuevo a esta tercera entrega?
Ya lo introdujimos un poco al final de la segunda y ahora seguimos. Quería un toque más realista, más natural, que los actores tuviesen un pequeño espacio para improvisar y hacer más suyos los personajes.
 En esta tercera somos tres directores, Javi Borrell y Mateo Meléndez. Yo me encargo del capítulo 1, 3, 5 y 6. ¿Cuántos directores sois?
¿Qué actriz da mejor en cámara?
Amaia está muy bien, tiene un punto espontáneo interesante. Xenia Tostado, que hace de Vanesa, está bordando el rollo de chica de barrio, Thais (Cris) también da estupendo... No sé. ¡Ah! Y María Castro (Jessi) haciendo de madame.
Cotta dando indicaciones a Amaia y rodando en la piscina de la mansión de Cortés
¿Y de los chicos?
El Gato (interpreta al narco Mejía), a pesar de ser argentino, ha logrado un acento de mexicano del norte que parece increíble, no se entiende y se le acaba entendiendo. Y Cardona (La Roca), que está trabajando mucho en su acento español.
¿Casi todos los nuevos personajes son extranjeros, qué aporta a la serie este cosmopolitismo?
La verdad es que el color de la voz y el look de El Gato, Cardona y Yuriria del Valle (Daniela, la nueva mala) le añaden muchos matices a la serie. A mi me recuerda a veces a la trilogía de 'El mito The Bourne', salvando las distancias porque en tele va todo mucho más rápido, pero se parecen en que consiguen abrir el conflicto de delincuencia internacional mucho más y además está muy mezclado con ese toque de barrio castizo.
¿Cómo se lleva trabajar en escenarios naturales?
Es más difícil que en un plató. Hay que salva obstáculos y sorpresas de última hora, pero lo que en un principio parece un defecto, se acaba convirtiendo en esta serie en una virtud. El espectador ve que estás en un escenario de verdad, en una casa, en una cárcel, en una discoteca, en la piscina... y le da mucha más credibilidad.
¿Ensayais mucho cada toma?
Al principio de la serie sí, sobre todo con los actores nuevos para ver el perfil de cada personaje. Hemos intentado limar mucho algunos aspectos, como por ejemplo cómo entran todos los nuevos en la vida de las chicas  sin hacer demasiado ruido.
¿Cuál es tu mayor reto en esta tercera entrega?
Antes teníamos una historia romántica entorno a la que giraba el resto, ahora habrá varias historias dramáticas simultáneas y se verá más la amistad de las cuatro chicas (Cata, Vanesa, Cris y Jessi). La serie ha tomado tintes más adultos, tiene más posibilidades y un arco dramático mayor. Se ha convertido en una serie más coral y claro, al final el reto de siempre siguesiendo emocionar al espectador. La gente quiere rostros que emocionen y mi trabajo es saber contar una historia para que eso suceda.
  ¿En qué series te inspiras?
Soy un forofo de la serie '24', de John Cazar. Y para la escena del primer capítulo de la tercera temporada, en el que las chicas van a buscar a Cata a la salida de la cárcel, me he inspirado en la complicidad que destilan las amigas de 'Sex and the City'.