Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Duque intenta proteger a Jessi

Entre el narco y la ex meretriz ha nacido una bonita amistad. Han tenido muchos altibajos durante este tiempo, y Jessi nunca ha podido ocultar los sentimientos que tiene hacia Duque, a sabiendas que no eran correspondidos. Y ahora el narco se siente responsable de lo que le puede pasar y quiere que su fiel amiga no se mete en líos por su culpa.
Jessi (J):
(Jessi llora)
Duque (D): Tengo que encontrar una solución... No me puedo acercar a ella pero la tengo que sacar de allí.
J: Si me vas a pedir un favor, la respuesta es sí. Sea lo que sea.
D: No gracias.
J: Entonces, ¿qué pasa?
D: Tienes la coca a medias con El Gitano, ¿no? Ya te has arreglado con él, de que coño te sirve complicarte la vida.
J: Pero si tú fuiste el primero en admitir que mi plan para mover la merca era una buena idea.
D: La cárcel y el cementerio están llenos de gente con buenas ideas , ¿qué estás buscando?
J: Te digo lo que quiero de verdad...
D: Sabes que eso no puede ser Jéssica. Estoy enamorado de Catalina ya lo hemos hablado muchas veces, tú lo tienes que respetar.
J: Pues entonces deja que siga con mi vida.
D: Mira, no te voy a decir que no lo harías bien, estoy seguro de que lo harías de puta madre, pero este negocio es muy complicado, es muy peligroso, no te conviene (Duque la previene) créeme tú no quieres vivir una vida como esta. Tú no quieres una vida así. Además no sé si dentro de poco te voy a poder proteger.
J: Ah, muy bien ahora que estamos aprendiendo ser amigos, te quitas del medio.
D: Nunca uno sabe donde puede estar el día de mañana.
J: ¿Qué dices? Te vas Rafa... Te marchas, es eso.
D: He dicho lo que he dicho Jéssica.
D: Escucha, eres una chica lista, no te metas en este mundo, no abras puertas que no sabes si luego podrás cerrar.
J: Si te vas quiero saberlo.
D: Si me voy lo sabrás. Pero no me jodas, cuídate. Vale. (La besa cariñosamente) Cuídate.
J: Lo voy a intentar.