Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Balance tras la oleada de bajas en la isla

Tras la marcha de Escassi y los problemas de hígado de Santi Abad con los análisis que le hicieron después de sus vómitos y mareos, los concursantes se han encontrado completamente solos en la isla. Ha sido un momento de recogimiento y calma tras la tempestad para hacer balance del tiempo que llevan en la isla.
Según Mario Picazo, presentador en Honduras de la edición sin duda alguna más dura de todos los 'Supervivientes', la "pasividad en la isla es absoluta". Los concursantes están agotados y medio enfermos. Sólo pueden, y a duras penas, hablar.
Desde Madrid, Kiko Hernández en 'Sálvame' ha dicho que hay que echar a Santi Abad. Igual que Jimmy Jiménez Arnau, que le parece injusto que el concursante se esté recuperando en el hotel, durmiendo sobre un colchón agradable, mientras los demás siguen sufriendo.
No obstante, los concursantes no se quejan. Echan de menos a sus amigos. Matías cree que venían "muy blandos del invierno". Sobre todo el Golosina, que "era una uva y se quedó en una pasa". Luego la discusión pasó a los hábitos de cada uno. Maite cree que en verano engorda más por las "cervecitas y los helado". Matías lo ve al revés, "pero por el surf y porque bebe mucho agua".
La más contenta es Ivonne. Le gusta la convivencia porque todos saben dónde están, "nadie se quiere ir y la competencia es más limpia". Por otro lado, la puertorriqueña ha dicho que, después de tanto tiempo en la isla, "se te van los escrúpulos y el dolor, comes de todo".
Yolanda también está contenta: "Ahora que estoy saciada, me río mucho con Ivonne, hacemos muchas tonterías. Es la semana más divertida".