Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gálvez tras encontrar a Escassi un mechero: "Le hemos pillado, pero de marrón además".

- ¿De dónde salió?
- De Cayo Paloma.
- ¿Por qué no lo devolvísteis?
- Porque me lo encontré y no era ni robo, ni hurto, ni sacrilegio, ni nada y cuando lo intenté usar, estaba mojado y no pude.
Así ha finiquita el asunto Escassi, en conversación-interrogatorio con Christian Gálvez. El presentador intentaba poner tono de trascendencia al asunto y el jinete, con gesto impertérrito, se empeñaba en torear las balas con ironía. "Pone Antonio, en el mechero pone Antonio, así que no lo hemos traído nosotros", llegó a decir como excusa.(Entendemos que si hubiese puesto Álvaro sí le habrían pillado bien).
Gálvez insistía sin embargo en descubrir la verdad, esta vez dirigiéndose al grupo:
-¿Sabíais todos lo del mechero o había alguien al margen?
-Yo no lo sabía. No sé los demás -respondía Cuca.
-Yo ya no sé ni lo que sé -añadía Daniela.
El resto daba la callada por respuesta, hasta que, uno por uno, fue admitiendo su conocimiento del entuerto.
La isla, dividida entre piratas y puristas
La isla de divide de este modo tan 'sui generis' en dos bandos. A un lado, los pillos pillados. Al otro, los adalides de la norma. Por un lado, Escassi, Ivonne, Matías y cía. Por otro, Cuca y Daniela, esta última más por independencia que por defensora del manual.
La Organización echaba humo y Gálvez, desdoblado entre la empatía con el hambre de los naúfragos y su deber como presentador, sólo acertaba a recibir capotes. Al final, el castigo del programa fue por partida doble.
Castigo doble
En primer lugar, Escassi tuvo que devolver su collar de líder, lo que le convertía en nominable y le quitaba el poder de la nominación directa. Su voto valdría como uno normal.
En segundo lugar, y ahí la Organización se tomó la revancha, vino la prueba de 'Las cajas'. Los concursantes tenían que elegir dos de entre cuatro y esperar a ver su contenido.
Todos se las prometían muy felices, relamiéndose ya, al ver los dos pollos asados y la tortilla de patata que escondían. Las caras de júbilo, los ojos desorbitados y los saltos de alegría se repetían hasta que Gálvez hablo de nuevo: "Como todos estáis implicados de una forma u otra, se os van a retirar las dos cajas de comida".
Ese fue el momento de la hecatombe. El dolor de salivar en balde fue intenso: Daniela escondía el rostro entre las manos, Cuca estaba al borde del llanto, Yolanda no se lo podía creer, Escassi apenas movía un músculo, Ivonne no abría la boca después de lo ya caído... y así sucesivamente.
Dar y quitar es doble quitar. ¿Cuál será la próxima 'piratada'?