Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Leo se convierte en líder semanal

En una prueba donde la estabilidad ha jugado un papel fundamental, Leo, ese triunfito que no se caracteriza precisamente por su don de palabra, ha conseguido arrebatarle a Karmele el collar de líder. Ahora tendrá la oportunidad de nominar a uno de sus compañeros además de asegurarse la permanencia en la isla durante al menos dos semana.
Después de una semana con Karmele como líder indiscutible de los supervivientes, los concursantes se han enfrentado a una nueva prueba donde han tenido que poner a prueba su estabilidad. Conseguir el codiciado collar no es solamente una recompensa personal, ya que su dueño se salvará de las nominaciones y además tendrá la ocasión de nominar a uno de sus compañeros.
Los concursantes han tenido que desenroscar cada uno de los tornos colocados en el césped sin soltar las manos y girando sobre su propio eje. Irán pasando por las diferentes etapas y los más lentos quedarán eliminados. Al llegar al último, y una vez esté desenroscado, deberán correr hasta unas cajas próximas y llevárselas dentro del mar donde deberán abrirlas, sacar la maza que se encuentra de ellos y subirse sobre la plataforma en la que está colocado un platillo.
El primero en tocar el platillo se convertiría en el líder semanal, un premio que ha conseguido después de mucho luchar con dos de sus compañeros, Miriam y Ojani. El joven se ha asegurado la permanencia en el concurso durante la próxima semana, ya que gracias a su victoria no podrá ser nominado por el resto de sus compañeros. Leo