Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mario Picazo relata la situación que se vive en Honduras tras el terromoto

El equipo se encontraba descansando en el hotel cuando se ha producido el seismo sobre las 2:20 horas de la madrugada. Mario Picazo cuenta, en primera persona, cómo se ha vivido el suceso en Honduras y explica que los concursantes no han sido trasladados al continente porque por la noche está prohibido navegar por esa zona. Asegura que ahora se encuentran en una zona muy segura y que las répilicas que se han registrado han sido mucho más leves.
Mario Picazo ha informado en directo sobre la situación en la isla después del terremoto. El periodista y meteorólogo define así los hechos y tranquiliza a los familiares y espectadores sobre la situación que viven los Supervivientes en Honduras tras el seísmo. "En este momento todo el equipo estamos en el hotel donde habitualmente nos alojamos. El temblor ha sido exáctamente a las dos y veinticuatro de la madrugada y todos estábamos durmiendo pero hemos salido todos de los bungalows porque el suelo se ha movido muchísimo. El maremoto ha durado más de 10 segundos, yo creo que 45, pero ya sabes que cuando pasan estas cosas parece eterno. No obstante ahora estamos bien"
Sobre la salud de los concursantes
"Por otro lado, la playa donde están los concursantes, es una playa muy expuesta al mar, así que han sido trasladados a una zona más alta del Cayo para que no haya riesgo. No han sido llevados al continente porque de noche está prohibido el transporte entre la costa continentan y los Cayos, así que la mejor solución ha sido trasladarlos desde Cabeza de León -una playa que está muy expuesta al Norte y de la que debían salir- hacia una zona más alta de los Cayos donde aunque hubiera una ola de 20 o 30 metros estarían a salvo".
En ningún momento han estado en peligro salvo en el momento en que ha ocurrido el terremoto. Ellos estaban en la playa descansando también porque están agotados y hay un equipo técnico trabajando allí y han recibido la noticia y han sido trasladados todos. En medio de la noche, se ha hecho con tranquilidad porque aquí como no hay apenas gente todo se lleva con más calma. Los daños materiales parece que han sido menores, pero de momento hay contabilizada una víctima mortal, por el desprendimiento de un balcón que ha matado a un niño de 11 años. Las zonas más pobladas de Honduras están más metidas en el continente y están más seguras. Después del terremoto ha habido algunas réplicas pero han sido más flojas y ahora mismo el riesgo ha bajado de forma bastante moderada y dado que no es un terremoto tan fuerte como el de Indonesia -que fue de 8,0- creo que estamos ya en una situación mucho más tranquila".