Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Parri y María José asisten al triunfo de España en el Mundial

Desde que Parri se enteró en la gala, de labios de Jesús Vázquez, de que España había superado la fase de semifinales en el Mundial de Fútbol no ha dejado de suplicar a la organización poder ver la Final. El "calejo" escuchó sus plegarias y ofreció esta gracia a los supervivientes a cambio de una ofrenda. Así vivieron desde Nicaragua el triunfo de 'La Roja'.
Un mensaje le esperaba a Parri en las fauces del "calejo": Por una vez, y de forma excepcional, las normas pueden quebrarse. Alguno de vosotros podréis ver la Final de la Copa del Mundo, sólo tendréis que ofrecer algo a cambio. Debéis decidir que precio pagar por el partido". Loco de la alegría ante la perspectiva de disfrutar del España-Holanda, el joven se apresuró a recolectar todo aquello que no fuera imprescindible para la supervivencia: una esterilla, chubasqueros, pantalones, zapatillas...
Tras presentar la ofrenda, la espera se le hizo interminable a Parri. ¿Habrían quedado complacidos con el "regalo"?, ¿sería suficiente para que todos pudieran ver el partido? . Las chicas ya no soportaban más los devaneos de su compañero.
Finalmente, un nuevo ladrido del "calejo" anunciaba la respuesta de la organización: Tan sólo dos concursantes podrían  gozar del privilegio.  Estabs claro que Parri era uno de los candidatos. Aunque a Trapote no le hizo mucha gracia, cedieron la segunda plaza a Maria José.
Cruzando el manglar, en el templete donde Parri pasó unos días de exilio, había ahora un ordenador portátil. El partido, emitido en directo a través de Internet, estaba comenzando. No entraremos en detalles de  durante las dos horas largas siguientes en las que España hizo historia.  lo que ocurrió
Marijo y Parri sufrieron, vibraron, gritaron y finalmente se abrazaron locos de alegría cuando la selección se alzó con la Copa. "Por un par de horas me he olvidado del hambre y las penalidades que estamos pasando aquí. No lo he podido ver en mejor compañía que con Marijo. Estoy muy contento, es el momento más importante en la historia del deporte español para mí", declaró el anónimo.