Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Víctor y Miguel Ángel pelean por el liderazgo, pero aquí sólo manda María José

Los supervivientes anónimos no se andan con paños calientes. María José ya se ha desmarcado como una persona muy asertiva y un poco prepotente. Tras la disputa con Nerea en la primera cena, la tasadora parece empeñada en seguir imponiendo su criterio por encima de todo. Sin embargo, ella no es la única que se perfila como líder: Víctor y Miguel Ángel también están dispuestos a tomar las riendas del grupo.
Las broncas no se han hecho esperar en el bando de los anónimos. En su primer día de convivencia, durante la cena, le puso los puntos sobre las íes a una a la que práticamente no dejaba ni replicar: "Si de mi dependiera te quedabas sin cenar", sentenció. María José Nerea
"¿Te das cuenta como es impetuosa?", le comentaba a 'Parri', que trataba de conciliar. "Impetuosa" es lo mas suave que podríamos decir de esta enérgica mujer. Hemos visto a María José trabajar como una bestia en la cabaña que les ha pedido la organización,  y soltando por esa boquita lindezas que harían sonrojarse a la mísmisima Bea 'la legionaria':  " ¡Vamos Nerea, que te meto el tronco por el culo, quita de ahí, dejaros de ostias y tonterias, me cago en dios! ". Eso es delicadeza.
 Choque de líderes
Pero algunos compañeros también tienen ideas propias. Por ejemplo , que se siente llamado a ser el líder de sus compañeros contra su :  "Yo la actitud de líder la tomo cuando esta desorganiazdos. Es mi madurez la que me obliga a tomar el papel de líder,  un papel que no quiero tomar todavía" Miguel Ángel
Las ideas de Miguel Ángel a menudo chocan con las de : "Todos queremos llevarlas a cabo y podemos chocar, pero no es con afán de protagonismo", comenta el enfermeto de Barcelona. Ambos intelectos todavía no han resuelto sus disputas de forma violenta, pero si escuchamos el pronóstico de Bea, se avecina la tormenta. Víctor