Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De la euforia a la tristeza

Patxi está desesperado. No consigue superar la segunda prueba que le ha impuesto la organización. Estuvó dando vueltas por toda la isla sin encontrar lo que buscaba. Triste y resignado confesó que “no sé perder y hoy he perdido”. Ánimo Patxi, estamos contigo.
No soy capaz de encontrarlo” comentaba Patxi desesperado. El ex jugador de fútbol está solo en Playa Pelícano y por el momento le iba muy bien, incluso ha dado envidia a sus compañeros comentándoles que han sido los mejores días desde que aterrizó en la isla. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Patxi no ha conseguido superar la segundaprueba que le ha impuesto la organización, por lo memos de momento.
“Me he vuelto loco buscando ese sitio y no soy capaz de encontrarlo” decía desesperado. Lo peor es que “no entiendo dónde está escondido”. “Me siento decepcionado conmigo mismo. Soy un tío que no sé perder y hoy he perdido” sentenciaba triste y resignado a la vez.
Estuvo dando vueltas por todo Playa Pelícano con el mapa y no encontró lo que buscaba. La isla es pequeña y él con el mapa en las manos no comprendía lo que le estaba ocurriendo. Ante la impotencia de la situación decidió volver a su refugio para meditar. ¿Lo conseguirá? Desde luego, Patxi no es un hombre que se rinda fácilmente.