Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los supervivientes aprenden a pescar

Tras varias semanas de escasa captura, los concursantes 'se ponen las pilas'. Ya no es Lely la única en conseguir pescado, sus compañeros están soltándose en el arte de la pesca. Por fin los supervivientes sacian su hambre.
Lely, Ojani y Leo consiguen que varias piezas piquen el anzuelo, algunas de un tamaño considerable. La dieta de los supervivientes se ve de esta manera enriquecida.
Hasta hoy, los concursantes dependían de las capturas de Lely Céspedes. Ahora por fin, cogen el 'truquillo' a lanzar la caña. Incluso Karmele, con su peculiar estilo, ha conseguido engañar a un pescado. Pero no uno cualquiera, la periodista se hace con una morena. Asustada, presa del pánico ante la advertencia de que es un pez peligroso, la cronista del corazón deja escapar al ejemplar.1
En sólo un día , los habitantes de playa Paloma han pescado 6 piezas. Se acabó el hambre para ellos, aunque ahora empiezan los roces por conseguir un sedal.
Todo ante la atenta mirada de una temible barracuda, que acecha a escasos metros de sus piernas. El escualo se está alimentando de algunas de las capturas y de los cebos de los concursantes. Esperemos que no se moleste al contemplar cómo los supervivientes le arrebatan el alimento ante sus narices y se lance sin miramientos a por comida.