Miki Esparbé: Martín Pulido, el policía que prefiere la mente antes que la pistola