Froilán, ¿un Borbón Street boy?