Pelayo, a Dakota: “Parecías la niña del exorcista”