Emoción, buen ambiente y compañerismo: Todo lo que vivimos en La Gran Final del Campeonato Beyblade