Mundial de Corea y Japón 2002: el flequillo de Ronaldo, Al-Ghandour y las lágrimas de España