Maradona, llorando, celebra el 1-2 de Argentina con dos peinetas y un lamentable insulto a los rivales: “¡Putos, putos!”