La superstición de la Argentina del 86': escuchar siempre tres canciones de camino al estadio