El alegre reencuentro de Adara con Maestro Joao acaba con una advertencia: "Me gustaría que nadie interviniese entre Gianmarco y yo"