Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, ¿presos políticos o presuntos delincuentes?