Merkel propone que los salarios europeos dependan de la productividad